19 de julio de 2012

Cocodrilo ataca a pescador ilegal

Cocodrilo atacó a un pescador nocturno. El saurio lo mordió en los brazos mientras esta persona aparentemente arponeaba de manera ilícita en pleno Parque Marino por la noche.

Jairo Benigno Martín Aguilar, de 30 años, se llevó el susto de su vida que para fortuna suya vive para contarlo, ya que al estar practicando junto con un amigo de nombre Antonio Pech la pesca de manera ilegal con arpón (según la versión oficial emitida por parte de la Dirección de Protección Civil) fue atacado por el reptil.

El hecho sucedió a las 22:54 horas del martes pasado a unos metros al sur de “Playa Corona” situada sobre el kilómetro 8.5 de la carretera costera sur, cuando ambas personas se encontraban dentro del mar pescando; en eso un cocodrilo se le abalanzó al cuerpo de Jairo Benigno Martín Aguilar, quien para protegerse, reaccionó metiendo los dos brazos provocando que el saurio le mordiera en las dos extremidades de donde empezó a sangrar.

Antonio Pech, estaba más cerca de la orilla, y al ver el veloz movimiento del agua salpicando donde se encontraba su compañero, lo invadió el nerviosismo aunque según los datos de Protección Civil ayudó al herido a salir del mar pues el reptil se alejó luego del ataque.

El pescador que resultó ileso, salió desesperadamente en busca de ayuda sin embargo, derrapó con su motocicleta, aunque pudo conseguir apoyo con unos veladores del restaurante “Money Bar”, a un kilómetro al norte de donde se produjo la agresión.

Se solicitó al 066 una ambulancia para atender al pescador mordido, llegando al lugar la unidad 01 de la cámara hiperbárica, cuyos paramédicos atendieron a Martín Aguilar y lo trasladaron al Hospital General por los cortes que sufrió en ambos brazos, que para su suerte no se lo arrancaron por el cocodrilo que habitualmente al tomar alguna extremidad de su presa, la tira de esta parte con violencia en repetidas ocasiones para arrancársela.

Paulino Calderón Medina, anestesiólogo de esta clínica, refiere que el ataque le causó al lesionado, excoriaciones múltiples y las heridas son consideradas de riesgo al ser provocadas por un animal salvaje, por ello el paciente necesita estar bajo observación, y se le está suministrando antibióticos además que le proporcionan las curaciones pertinentes.

Menciona que Martín Aguilar, presentó lo que en términos médicos se llama la fractura del “tercer metacarpiano de la mano derecha”, es decir del hueso medio de la palma de la mano que se une al dedo medio, y no le amputaron ninguna extremidad. Se prevé que en menos de siete días sea dado de alta si evoluciona favorablemente sin infecciones.

La zona donde se produjo el ataque se encuentra en el área del Parque Marino Arrecifes de Cozumel, cerca del parque ecológico Chankanaab que por la vasta cordillera arrecifal en el litoral, se prohíbe la pesca para la conservación de las especies. No obstante de día, de tarde, y de noche, se puede notar gente pescando o extrayendo especies de crustáceos sin que el personal del personal del Parque Marino actúe en consecuencia a pesar de contar por lo menos con dos modernas y confortables camionetas y lanchas a su disposición.

Sólo una franja de seis metros de la carretera antigua divide al mar de una extensa zona inundable que en tiempo de lluvias se nota como una grande laguna visitada por la fauna aviar lo que atrae este tipo de saurios.

Alberto May Borges, comandante de bomberos, hizo referencia de que “los cocodrilos son animales que salen de cacería por las noches y mantienen un comportamiento territorial. Estos animales cuidan su territorio, por ahí debe de andar. Es el primer caso de agresión que se tenga registrado en Cozumel, y hay que estar atentos porque es probable que vuelva a agredir otra vez si se siente amenazado”.

Desde la Dirección de Ecología, informaron que a lo largo del año se han reportado cinco avistamientos de cocodrilos en las playas cerca de la mancha urbana, dos han sido capturados y devueltos a su hábitat.

Fuente: Por Esto!