22 de marzo de 2011

Dispone CIJ pruebas antidoping para aplicar entre los jóvenes

Ahora, los padres de familia de Cozumel ya podrán tener la certeza de saber si sus hijos se encuentran involucrados en las drogas o si están libres de ellas, ya que el Centro de Integración Juvenil de la isla cuenta con las pruebas antidoping para quienes estén interesados, indicó la titular del CIJ, Lourdes Teresita Pinto Ontiveros.

Los jóvenes que salgan positivos podrán recibir las terapias y ayuda pertinente, precisó la funcionaria, y agregó que la intención es disminuir el índice de drogadicción en la isla, que actualmente alcanza a los menores cuya edad se sitúa alrededor de los 11 años.

Preocupados por las altas cifras que se han registrado en la isla de Cozumel, de jóvenes con problemas de adicciones y que en muchos casos sus padres no tienen el conocimiento, el Centro de Integración Juvenil ya cuenta con las pruebas de antidoping, para aquellos padres que estén interesados en hacerle una prueba a sus hijos, si sospechan que el joven está en alguna situación de riesgo.

Lourdes Teresita Pinto Ontiveros manifestó que en Cozumel se vive en una situación de mucho riesgo, pues de acuerdo a los jóvenes que se atienden, se cree que por lo menos un 20 por ciento ya consumen alguna droga y es por eso que el Centro de Integración Juvenil, no sólo se preocupa, sino se ocupa, por lo que está trabajando en la detección temprana de factores de riesgo, y una forma, es trabajando con todas las escuelas, los maestros y muy puntualmente con los padres de familia que son los formadores de sus hijos.

Señaló que una ventaja con la que ahora se cuenta es que se tiene toda la estructura y materiales para que justamente se detecte oportunamente, para después trabajar del lado clínico, sobre todo con una persona que está con la adicción, así sea experimental.

Expresó que ante la situación que se vive en la isla con la juventud de experimentar sin medir los riesgos, todos los involucrados en trabajar en la prevención y detección de estas personas ya están preparadas, y uno de los materiales más importantes que ya se cuentan en la isla es precisamente las pruebas de antidoping, la cual puede ser aplicada inclusive por el propio padre de familia.

Pinto Ontiveros explicó que la intención de contar con estas pruebas de parte del CIJ, es para que se manejen en las escuelas, para detectar los factores de riesgo, en el que los resultados serán totalmente confidenciales, y solo se manejan previa autorización del padre de familia.

Lo importante es apoyar al joven para que estos no se involucren mas en el consumo, evitar que se vuelvan adictos y que sean dados de baja en las escuelas de la isla de Cozumel, lo que podría cambiar si se les apoya y canaliza al CIJ para trabajar en conjunto y rescatarlos de estas situaciones.

La entrevistada resaltó que en estos tiempos hay de dejar de ser padres ingenios, ya que muchos se creen todo lo que sus hijos les dicen, y esto desafortunadamente es aprovechado por los jóvenes para mostrar un comportamiento tranquilo en sus hogares, frente a sus padres, pero en cuanto salen de su vista son otros seres totalmente cambiados.

Señaló que parte de lo que ocurre con los hijos es responsabilidad de los padres, ya que con el pretexto de que no hay un “libro de cómo ser buenos padres” todos se deslindan de sus responsabilidades, culpando a terceras personas del mal comportamiento de sus hijos.

Apuntó que en estos tiempos ese pretexto ya no sirve, ya que actualmente existe demasiada información como para saber cómo educar a la juventud, pero para los padres es más fácil deslindarse y dejarle la responsabilidad a los maestros, como si estos fueran los verdaderos padres de sus hijos, y es por eso que los valores y principios en los hijos se han perdido, debido a que después de los padres nadie tiene la responsabilidad de educar bien a los menores.

Asi mismo detallo que los registros obtenidos informan que la edad de inicio en las drogas en la isla, comienza a partir de los 10 a 11 años de edad, lo cual en su mayoría ha sido por la falta de interés de los padres hacia sus hijos o porque han vivido en familias desintegradas o donde se sufre de violencia intrafamiliar.

Fuente: Por Esto!